Si deseas disfrutar del perfecto estado y características funcionales de tu puerta enrollable, lo primero que debes de tener en cuenta son las condiciones de los componentes de ésta.


  • Se recomienda ampliamente limpiar las guías, de esta manera podrás aplicar la grasa nuevamente. Esto se puede hacer con una brocha y con un trapo seco, lo cual dejará completamente limpias las guías y podrá aplicar la grasa como prefieras, siempre y cuando no sea en exceso.
  • Usa grasa líquida en espray, la cual es muy recomendado y se puede encontrar en cualquier ferretería.
  • Se recomienda un engrasado cada tres o cuatro meses, lo cual resulta suficiente para el uso normal de estas puertas enrollables.
  • Es importante realizar una observación del eje de enrollamiento, el cual debe encontrarse en perfecto estado para que la puerta enrollable funcione adecuadamente a lo largo del tiempo y sin problemas.